Ayuso lanza una campaña para dejar propina en los bares de Madrid que desata la polémica

campaña comunidad de madrid propinas

La Comunidad de Madrid ha lanzado este viernes la campaña publicitaria ‘Yo dejo propina’, con un llamamiento para volver “a dejar propina” al sector de la hostelería que, según el anuncio, es lo que permite los “pequeños sueños” e “ilusiones” de los profesionales de este sector.

En el anuncio, que dura poco más de un minuto y muestra a varios camareros y camareros atendiendo a clientes en barras y en mesas de diferentes locales, da más ejemplos del uso que se puede dar a esas propinas, como pagar las clases extraescolares de inglés de una hija. “Para nosotros es un pequeño gesto, pero para ellos es el extra que les permite llegar a esas ilusiones tan necesarias”, prosigue la campaña. “Ha llegado la hora de volver a hacer sonar las campanas de nuestros bares y restaurantes”, anima.

“Ha llegado la hora de volver a hacer sonar las campanas de nuestros bares y restaurantes”, señala la locución, que explica lo que hacen con la propina diferentes profesionales, como pagar unas clases de inglés o de piano o hacer un regalo.

“Ellos son los que nos hacen la vida un poco más fácil y más alegre. Son las propinas las que hacen posibles esos pequeños sueños de los que nos atienden cada día (…) Porque ha llegado la hora de volver a hacer sonar las campanas de nuestros bares y restaurantes. Volvamos a dejar propina”, concluye la locución de la Comunidad de Madrid.

La Comunidad de Madrid ha abierto el bote de los truenos con esta campaña en la que piden a los madrileños que vuelvan a dejar propinas en los bares porque desde la pandemia muchos dejamos de pagar en metálico y la mayoría paga con tarjeta, por lo que dejar bote es más complicado.

Esta campaña ha generado una fuerte polémica entre los contrarios a la propina, quienes argumentan que no tienen por qué pagar el sueldo de los camareros y piden para ellos nóminas dignas, mientras que los que defienden la propina lo tienen claro: la generosidad paga un buen servicio y el resto es tacañería.

- Contenido relacionado -