Aumenta el consumo en comercios de proximidad

La pandemia ha modificado muchos aspectos de nuestro día a día. Por ello, la nueva edición de AIMC Marcas cobra especial importancia al recoger, entre otros contenidos, los cambios y tendencias que 2020 ha dejado en los consumidores españoles al preguntar ampliamente por los temas relacionados con la salud y el consumo de productos de alimentación, tanto los dedicados a seguir un estilo de vida saludable como aquellos asociados a un consumo de capricho o disfrute. 

El estudio realizado por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) pone de manifiesto cómo el COVID-19 ha ocasionado que los españoles tengan una mayor preocupación sobre el concepto salud a la hora de consumir bienes y servicios. 

Esto puede verse muy especialmente en los tipos de producto de alimentación que más interesan a los españoles, en donde la subida más fuerte se ha centrado en los productos que son buenos para la salud, aunque otras categorías, como “que tengan un sabor casero”, también han ganado posiciones.

Pero, a pesar de este interés creciente en productos saludables, el estudio también revela otros datos interesantes, como, por ejemplo, que picamos más entre comidas, lo que puede ser consecuencia de estar más tiempo en casa y también de un posible aumento de la ansiedad por parte de los encuestados, pues el número de personas que afirma sentirse ansioso ha pasado del 18,2% al 21,1% en tan solo un año. Además, el estudio muestra que la preocupación ante nuevas enfermedades ha aumentado, alcanzando hasta casi un 80% a aquellos encuestados que están totalmente y bastante de acuerdo con esta afirmación.

A un 44,4% de la población les gusta probar nuevos productos de alimentación, especialmente a las mujeres y también a la gente entre los 25 y los 34 años, siendo nuestros mayores los que están menos predispuestos a probarlos. Si nos centramos en los tipos de nuevos productos de alimentación que interesan cada vez más a la población, nuestro interés lo asociamos claramente a la salud, ya que las primeras opciones de marcación tienen que ver con que estos productos sean “buenos para la salud” (74,3%), los que “cuidan por dentro” (29,8%), así como “los que dan energía” (16,2%) y “los que ayudan a tener buen aspecto personal” (13,6%). Pero no hay que olvidarse tampoco de los “que tengan sabor casero”, que es la segunda opción más escogida con un 41,7%, por lo que un nuevo producto que sea saludable y como hecho en casa es la combinación perfecta para garantizar su éxito entre los consumidores.

Pero, a pesar de que intentamos comer lo más saludable posible y cuidarnos, el haber pasado más tiempo en casa en 2020 también ha ocasionado que nuestra cesta de la compra se llene de caprichos con mayor proporción a la que se hacía en años anteriores. 

Aunque los yogures (81%) sean el producto de alimentación que más gente consume en la cesta mensual en 2020, destaca el importante aumento de otros artículos más asociados al capricho o disfrute, como los helados que, con un 77,2% aumentan su consumo en más de 3 puntos respecto a 2019. 

También se observa un notable incremento en el consumo de frutos secos (que pasan de un 71,4% en 2019 a un 75,7% en 2020), las patatas fritas envasadas, con un 65,3% (casi 4 puntos respecto a 2019) y las tabletas de chocolate, que suben del 62,9% en 2019 al 64,7% este último año.  

Asimismo, el consumo de bebidas también se ha incrementado y, al no poder salir a la calle, este 2020 hemos llevado a casa el consumo que tradicionalmente podríamos hacer en el bar años antes. Se observa un importante crecimiento en la gente que consume bebidas alcohólicas en el hogar, siendo la reina la cerveza con alcohol (41,7%), con un aumento de cerca de un 8% respecto a 2019. Le sigue a poca distancia el vino, con un 37,5%, aunque la gente que lo consume en casa cae en 1,6 puntos respecto al año anterior. Sin embargo, y a pesar del cierre de los bares, en donde este tipo de bebida podría tomarse con más asiduidad, el número de botellas compradas para su consumo en el hogar ha aumentado considerablemente.

Por otro lado, un 90,7% de los encuestados ha consumido “tentempiés” en los últimos 12 meses, cifra que en 2019 representaba el 88,5%. Las mujeres son las que más picotean (91,3%) frente al 90,2% de los hombres y, por edad, los que tienen entre 25 y 34 años, que representan al 95,2%, son también los que más consumen este tipo de alimentos. Se aprecia un incremento importante de todos los tentempiés en 2020 respecto a 2019. Lideran la fruta (69,7%, con un crecimiento de 3,8 puntos respecto al año anterior), seguido de los frutos secos (64,7%, cifra 5,4 puntos superior a la registrada un año antes). Pero donde ha habido crecimientos más importantes, como hemos visto antes, han sido en otras opciones menos saludables e irresistibles para muchos, como las patatas fritas envasadas que, con un 54,8% han incrementado su uso como tentempié en casi 8 puntos respecto a 2019, o el chocolate (51,6%) que aumenta en casi 7 puntos en sólo un año.

Las restricciones en cuanto a la movilidad ocasionadas por la pandemia pueden haber afectado a nuestra manera de comprar, tanto en términos de frecuencia como de proximidad. Durante 2020 hemos salido a comprar menos frecuentemente, tal vez para no ponernos en peligro y evitar los contagios en la medida de lo posible. De hecho, la compra principal la hemos realizado una media de 6,31 veces al mes, lo que supone una frecuencia de un 8,5% menos respecto a cuando comprábamos en 2019. Igualmente, la realización de otras compras mensuales (7,95 veces) también ha descendido un 6% respecto al año anterior.

- Contenido relacionado -