Abanca se vuelve amante del surrealismo

Una acción de street marketing, desarrollada para Abanca por Shackleton, sorprendió a la ciudad con peculiares obras de arte expuestas en las calles de la capital. Pero en este caso, los marcos no contenían trazos pictóricos, sino acontecimientos reales, repletos del más puro surrealismo:

Discuten en un bar, se va, vuelve vestido de buzo y dispara con un arpón”, o “El fiscal dice que un hombre pegó a otro porque le llamó Melendi”. Estos fueron algunos de los titulares protagonistas de estas obras alternativas, que sin duda merecían ser expuestas (aunque no sea en un museo).

Con estas peculiares instalaciones, se invitaba a todo el mundo a visitar la otra exposición de arte surrealista, la versión oficial que ha llegado desde Galicia a Madrid, concretamente al Museo Nacional Thyssen-Bornemisza: “Dalí y el surrealismo en la Colección de Arte ABANCA”, que reúne 13 obras seleccionadas de los fondos artísticos del banco vinculadas a este movimiento imprescindible en la historia del arte del siglo XX en el Museo Nacional Thyssen y que estará disponible hasta el 27 de enero.