Los empleados de una bodega desvelan el secreto de La Val

Bodegas La Val ha lanzado hoy su nueva campaña de marketing en la que, por primera vez, los empleados de una bodega son los actores protagonistas. En este sentido, la agencia de marketing creativo “Marketing de Batea” ha diseñado un vídeo corporativo en el que el protagonismo no lo tiene la bodega como cabría esperar, sino una serie de televisión ficticia llamada “El secreto de La Val”, que destaca por su estética ochentera al más puro estilo Falcon Crest.

Siguiendo el ejemplo de grandes producciones, la campaña para presentar “El secreto de la Val” consiste en el ‘Opening’ de la serie, un vídeo con el que se da a conocer la bodega y a sus empleados. Una pieza muy lograda que sorprende y deja con ganas de más. Siguiendo esa línea, el site de la campaña se inspira en la web de Netflix por lo que el usuario siente que navega por la mencionada plataforma de TV en streaming. Además, como si de una auténtica serie se tratase, “El secreto de La Val” se publicitará, al igual que hacen otras series, a través de pegadas de carteles en la vía pública o publicidad en redes sociales como Youtube, Facebook e Instagram.

Según Fernando Bandeira, Gerente de Bodegas La Val, “ha sido impresionante ver como cada uno de los empleados se ha implicado en esta campaña, con la que buscamos no sólo hacer algo diferente, si no también incrementar el conocimiento de uno de los albariños más consolidados y reconocidos de la D.O. Rías Baixas”. Bandeira añade, “aunque todavía es pronto para saber cómo va a funcionar esta acción, en La Val tenemos claro que nos encantaría poder darle una continuidad a la serie. En este sentido, nos hemos incluso planteado la posibilidad de rodar algunos episodios de corta duración, convertirla en un podcast o incluso contactar con alguna productora”.

Los propios personajes de ‘El Secreto de La Val’ sirven de hilo conductor para conocer mejor la bodega, desde ‘Anthony, el Terrateniente’ que nos da a conocer la importancia que tienen los viñedos de La Val hasta ‘Ferdinand, el Conde’, que nos enseña a degustar los vinos, pasando por personajes como ‘Joseph, el alquimista” (el enólogo) que nos habla del proceso, ‘Isabella, la Secretaria’ que nos presenta la parte más administrativa o ‘Prudence, el Capataz” que nos introduce en el trabajo diario.